No hables haciendo resonar tu voz en la cabeza o en la nariz o en tu garganta, hazla resonar en tu pecho: usa la voz del corazón. A. Jodorowsky

× ¿Cómo te ayudo?