Sonreír a nosotros mismos -prueben a hacerlo delante del espejo, verán qué estimulante resulta-. La risa cura el cuerpo y el alma, y como muy bien la define Ernst, «es el más humano de los placeres».

× ¿Cómo te ayudo?